Centro ecológico Cibao: sostenibilidad sobre 5 hectáreas

Escrito en .

Lo primero que se ve al entrar en el centro ecológico es el lago y mucho, mucho verde. Llenado con agua dulce, el lago es denominado cariñosamente “laguna” por los empleados. Por supuesto que no se ha formado de manera natural sino que fue construido durante uno de los proyectos de develoPPP.de entre 2012 y 2014. En ese período se realizaron también todas las demás construcciones y áreas que conforman el gran parque ecológico Cibao de un tamaño de casi 5 hectáreas.


Al norte
Un sendero didáctico conduce a las diferentes áreas del parque: Al norte se encuentra la sección de la energía renovable. Una instalación de energía solar fotovoltaica y un rotor eólico proporcionan una corriente eléctrica alternativa. Está previsto que una instalación de energía solar proyectada suministre pronto corriente eléctrica para todo el área.

A la izquierda está situada la planta de compostaje – cada 60 días se producen aproximadamente 48.600 kilos de compost. Con ello puede abastecerse toda la finca.

A la derecha se encuentra el gran invernadero. Sobre 600 m² crecen diferentes cultivos como judías, pimientos, batatas o hierbas. Los productos obtenidos son elaborados en nuestra propia cocina o en caso de grandes cantidades cosechadas vendidos en el mercado.

Al este
Al este del lago hay caminos especialmente sinuosos y pequeños puentes rústicos que atraviesan el paso de un arroyo. Aquí se hace claramente especial hincapié en variedades de plantas endémicas y amenazadas. Allí crece por ejemplo la palma de Cacheo, esta forma parte de las plantas autóctonas en zona limitada. La alcaparra jamaicana es por el contrario una especie amenazada en la República Dominicana. También esta se encuentra en el parque.

Todas las plantas importantes están provistas de un cartel. Junto al nombre español se indica más información: el nombre científico, el parentesco, el lugar de procedencia y la clase de aprovechamiento de la planta.

Se presentan en total más de 130 especies de plantas. La mayor parte procede de un vivero dominicano. Algunas semillas y esquejes también los han traído colaboradores de Biotropic.

Al sudeste
Si se sigue el sendero hacia el sur se llega a la sección de las plataneras. No sólo la omnipresente variedad comercial “Cavendish” crece allí, sino una composición de las diferentes formas y colores imaginables: Ya sea con la cáscara de color rojo, frutos pequeños o grandes, gruesos o finos o con un aroma que recuerda a las manzanas. El objetivo es cultivar y conservar las diferentes variedades de plátanos.

Detrás de la sección de los plátanos se encuentra la depuradora vegetal en la que caben 25 metros cúbicos de agua. Depura las aguas residuales entrantes provenientes de un centro penitenciario colindante y conduce el agua filtrada hacia el sistema de riego de la finca. La planta está continuamente en funcionamiento totalmente sin corriente eléctrica, porque se basa en un proceso seminatural. Las aguas residuales fluyen a través de dos estanques. El primer estanque está lleno de grava gruesa, el segundo de gravilla. En ambos sectores se han plantado papiros y juncos – dos plantas que en sus raíces entran en una simbiosis con bacterias especiales. Estas extraen nitrato y fosfato de las aguas residuales y por lo tanto la base para la vida de bacterias y gérmenes dañinos.

Generalidades
Del cuidado y el desarrollo de la instalación son responsables el jardinero Basilio Torres y sus dos ayudantes. También la trabajadora en prácticas de “Weltwärts” (hacia el mundo) Annika Riehm echa una mano todas las mañanas durante 4 horas con mucha intensidad. Aquilino Cruz y Volker Schmidt se encargan de la dirección técnica y científica. También son los responsables de la sede dominicana de Biotropic.

El punto final de la instalación lo constituye el centro de formación en la que también está alojada la oficina de Biotropic.

Desde su abertura, el parque ya tuvo que lidiar con un primer desafío. En el año 2015 llovió especialmente poco. La escasez de agua no sólo afectó a las plantas, sino que también sufrió el cultivo de plátanos regular para la comercialización.

En 2016 la situación se ha vuelto a calmar. Si se tiene en cuenta que el parque ecológico Cibao tiene una existencia de sólo 2 años, es sorprendente con qué abundancia y hermosura se ha desarrollado ya la vegetación.

Aquí encontrará más información:
Centro ecológico Cibao

Texto: Visnja Malesic
Imágenes: BioTropic GmbH
Fecha de actualización: julio 2016

Etiquetas: Aquilino Cruz (ES), Banana (ES), República Dominicana (ES), Centro Ecológico "Cibao" (ES), Volker Schmidt (ES)

Imprimir