Nuevo valor para la ropa usada en Ivoire Organics

Escrito en .

Al menos una vez al año parten contenedores marítimos de nuestra sede principal en Duisburgo con destino a “Ivoire Organics” en Costa de Marfil. En los contenedores se encuentran diferentes objetos, principalmente maquinaria agrícola y otros materiales para la cooperativa de productores, que in situ no pueden ser organizadas o solamente con un coste elevado. En los resquicios que deja el contenido de los contenedores llenado estratégicamente hay sin embargo siempre lugar para ropa.



El último cargamento de ropa para Ivoire Organics ha sido organizado por nuestra colaboradora Marnie Kathem, después de regresar de su viaje a Costa de Marfil. Pidió a amigos y conocidos la ropa recién lavada que ya no necesitan – naturalmente en buen estado de conservación. La petición se propagó, por lo que finalmente se reunió un gran número de sacos llenos de ropa. “En realidad no debe darse a esto una gran importancia,” dice Marnie. “Para nosotros en Alemania no supone un gran esfuerzo seleccionar ropa. Pero veo que la ropa tiene una buena acogida por parte de nuestros trabajadores en Costa de Marfil. Supone una gratificación adicional al sueldo.”

Puede que uno se pregunte por qué se destina ropa a Costa de Marfil. Una explicación puede ser la comparación del potencial económico de dos países: Mientras que el producto interior bruto se situó en Alemania en el año 2015 en 37.100 euros per cápita, en Costa de Marfil era en el mismo período considerablemente inferior – de 1.247 euros per cápita. Ya no existe una industria textil en Costa de Marfil y debe ser en primer lugar reconstruida. La mayor parte de la ropa nueva es importada de Asia y no es asequible para todo el mundo. La ropa producida localmente es actualmente más bien una obra artesanal que un artículo de consumo para las masas. “En mi viaje al norte he visto sin embargo telares en los que mujeres tejen directamente en la calle telas con motivos tradicionales, que son compradas por personas adineradas. El marfileño medio compra por lo demás su ropa en el mercado. En un lado están a la venta los alimentos, en el otro lado kilos de ropa usada. Es un auténtico sector económico” comenta Marnie Kathem. Muchas personas viven del comercio con esta ropa usada o de transformar las piezas.

Con nuestro trabajo in situ, el cultivo ecológico sostenible en el norte y en el sur, podemos ofrecer a la población puestos de trabajo seguros y asegurados con un salario regular – lo que no puede darse por descontado en el país en el que en 2011 se sucedieron importantes disturbios y la entonces realmente creciente economía tuvo que sufrir de nuevo retrocesos. Entretanto, la situación se ha vuelto a estabilizar y el potencial económico crece anualmente. Con nuestro programa developp.de, actualmente en marcha con nuestro socio Ivoire Organics, es reactivada adicionalmente la modernización de la infraestructura local.

Texto: Visnja Malesic
Imágenes: BioTropic GmbH
Fecha de actualización: mayo 2016

Etiquetas: Costa de Marfil (ES), Ivoire Organics (ES)

Imprimir