Mangos de Senegal: desde la recolección hasta la caja de exportación

ORIGINE Senegal | AVVIO 2009 | PARTNER DI PROGETTO Buur Sine, cooperativa con il partner commerciale Amacodou Diouf | SOCI 75 | AREA COLTIVABILE 125 ha | CERTIFICAZIONE EU-Bio, Bio Suisse, GLOBALG.A.P., Naturland | PRODOTTI mango, solo commercio locale: lime e anacardi

Nuestro comprador de fruta y verdura David Buitenhuis visitó recientemente Senegal por primera vez. Allí visitó la cooperativa Buur Sine, que envía sus mangos biológicos a BioTropic. En julio comenzó la temporada de recolección de la popular fruta y David tuvo la oportunidad de comprobar el proceso de creación de valor añadido sobre el terreno desde la recolección hasta la expedición.

Amacodou Diouf, director general de Buur Sine, recoge a David en el aeropuerto de Dakar, la capital de Senegal. Se dirigen a la planta de envasado, situada en las inmediaciones de Dakar. Allí puede seguir de cerca cómo se descargan los mangos recién recolectados. “Los mangos se envían frescos a la planta envasadora el mismo día de la recolección para que allí puedan tratarse para su exportación. Este proceso es óptimo, pero lejos de ser habitual en todos sitios”, manifiesta David.

Al día siguiente, ambos visitan las plantaciones de mango de la cooperativa. Llega un momento en el que la carretera deja de estar asfaltada, por lo que el trayecto se hace más emocionante y se dirige campo a través por terrenos arenosos. Los mangos crecen en las depresiones de Niayes, un extenso humedal en un país por lo demás seco como Senegal. Para reducir la erosión, muchos terrenos están cercados con setos. Los árboles se encuentran dispersos en mitad de un paisaje sorprendentemente árido. „La verdad es que me lo habría esperado más verde. Es cierto que ahora mismo es la estación seca y que la lluvia regular vuelve a partir de mitad de agosto“, asegura David. Sin embargo, los mangos requieren pocos cuidados. Sus largas raíces primarias se entierran profundamente en la tierra.

¿Cómo se recolectan los mangos?
Los mangos se recolectan con un filo de cuchillo en una vara larga. Justamente después de recoger, se cortan los largos tallos del fruto. Los jornaleros están entrenados para no entrar en contacto con el jugo pegajoso y fácilmente corrosivo que sale abundantemente del lugar de corte. Con habilidad colocan las frutas con el corte hacia abajo en el suelo, para que así no se peguen o se deterioren.
Los pequeños agricultores cultivan para el comercio exterior exclusivamente la clase Kent. Las frutas de tamaño medio presentan poca cantidad de fibras y son muy aromáticas. “En comparación con los de otras procedencias, los mangos senegaleses cuentan un trayecto de transporte relativamente corto desde el árbol hasta Duisburgo. Por eso, pueden conservar su aroma intenso”, explica David.

En la planta envasadora
Los mangos recolectados se llevan a la planta envasadora donde se lavan, seleccionan y envasan. “En nuestra empresa trabajan de forma estacional un total de 120 empleados, mientras que 75 agricultores de mango envían sus productos”, comenta Amacodou Diouf, que se encarga de mostrarle todo a David. En la temporada de recolección, muchos estudiantes trabajan en Buur Sine para mejorar sus ingresos durante las vacaciones. Durante su recorrido en la planta envasadora, David conoce a Fatou, estudiante de Derecho. Aquí, por el contrario, Fatou es el principal responsable del control de calidad durante la recolección. Y esta es Tschurro, ella se encarga de que todo tenga su orden en la planta envasadora, supervisa las calidades de la fruta y garantiza la trazabilidad de la fruta.

A mediodía es el momento del almuerzo. Buur Sine establece la alimentación fresca diaria de los empleados. El almuerzo suele consistir en arroz con salsa, verduras, carne de pollo y especias. Lo habitual es comer de un gran recipiente llano del que todos se sirven con una cuchara.

Aparte de David, en Buur Sine los acompañó un inspector de un servicio de evaluación con presencia internacional que realizó una auditoría GRASP. Se trata de un módulo complementario de GLOBALG.A.P. que evalúa la gestión social en explotaciones agrícolas y se encarga de la seguridad laboral, la protección de la salud y las cuestiones sociales de los trabajadores. La certificación es voluntaria.

David Buitenhuis:
“El contacto directo con los proveedores y agricultores es irreemplazable. Solo así es posible identificar cuánto trabajo y dedicación hay detrás del producto entregado. Diouf y sus empleados se esfuerzan enormemente para cumplir con los estándares europeos. Además, Buur Sine sabe cómo cuidar bien a sus empleados. A modo de ejemplo, un almuerzo caliente no es algo cotidiano para cualquier senegalés. Buur Sine facilita a las personas in situ una buena subsistencia y crea perspectivas. ¡Estamos encantados de contar con tales proveedores como nuestros socios!”

Texto: Visnja Malesic, David Buitenhuis
Imágenes: BioTropic GmbH
Fecha: Julio de 2019

Imprimir Correo electrónico

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.